Es cierto que la visión eficientista en la educación tuvo efectos muy profundos en la concepción del papel del maestro y su formación, la escuela-fábrica llevó a plantear que los maestros debían desempeñar una tarea específica, muy concreta, producir “objetos-alumnos en serie”. Este fenómeno no sólo implicó la utilización de conceptos y prácticas de la organización científica del trabajo en el mundo de la educación, fue parte de una nueva transformación del trabajo y del capitalismo a nivel global; por ello no fue casualidad que la “pedagogía por objetivos” se pusiese de moda justo cuando las fábricas transitaban a un mundo postfordista (la organización toyotista del trabajo y la producción), permitiendo una flexibilización del trabajo y, sobre todo, librar a las fábricas de la espinosa tarea de “educar” y “formar” a sus obreros. De esa manera la educación se subsumía a la lógica del mercado y del capital, las escuelas debían “educar” y producir a los nuevos obreros.

A este fenómeno se sumó las reformas neoliberales emprendidas en varios países de América Latina y el Caribe en la década de los 90, los cuales terminaron incidiendo en gran medida la concepción que se tenía sobre la educación. El modelo educativo adoptado por diversos países quebrantó el papel del educador y su formación; la pedagogía y la didáctica se convirtieron en un asunto de especialistas y los maestros en “obreros” con un trabajo estandarizado y repetitivo. La capacitación y formación permanente de maestros y maestras fue sustituida por pequeños programas de formación -en muchos casos ofrecidos por servicios privados- que se preocupaban por otorgar “certificados de participación” a los educadores sin garantizar procesos de profesionalización. Es decir, como menciona Adriana Puiggrós, el Estado renunció a su responsabilidad de formar al sujeto educador y las reformas implementadas en el ámbito educativo eran pensadas “a prueba de profesores”.

Sobre esta problematización, IIICAB busca y promociona que la formación pedagógica-didáctica inicial y continua de las/los educadores debe ser asumida de manera integral, cooperativa y colaborativa, incluyendo una formación intercultural que permita desarrollar una percepción más compleja tanto del contexto social y cultural de los educandos, como de los alcances de la acción educativa. Se trata de avanzar en el concepto de la educación como proceso dialógico y que se desarrolla dentro de una pluralidad de formas de comprender el mundo, los valores y los saberes. Por otro lado, se plantea la necesidad de emprender procesos de formación y capacitación de otros actores relacionados con los sistemas educativos de nuestros países. Nos referimos a las estructuras de padres de familia, comunidades indígenas y afrodescendientes, movimientos sociales y colectividades culturales que conforman el universo de la educación. La inversión de esfuerzos y recursos que se realicen con estos actores contribuirá a complejizar y enriquecer las condiciones de posibilidad para construir una educación desde y para nuestros pueblos, una educación con identidad propia.

 

PROGRAMA: VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS

Violencia en las escuelas

Violencia en las escuelas

Las manifestaciones de violencia en los centros escolares es una problemática de muy larga data, ella incide de manera significativa en diferentes aspectos correspondientes a la formación de la personalidad, el rendimiento académico y la integridad física, emocional y sexual de los estudiantes.

En este sentido, el presente programa de investigación está orientado al desarrollo de estudios teóricos y prácticos que permitan reflexionar desde la cotidianidad escolar en formas de intervención comunitaria que permitan prevenir la violencia en las escuelas.

Este programa está compuesto de dos proyectos a ser desarrollados en la gestión 2015 – 2016, el primero lleva como título: Estado del arte: Enfoques y tendencias en investigaciones sobre violencia escolar, esta investigación de carácter documental está orientada a conocer estudios sobre la violencia en las escuelas que han sido desarrollados en el contexto latinoamericano en los últimos años. El segundo proyecto lleva como título: Abordajes a la violencia en las escuelas desde la formación inicial de maestras y maestros, a partir del cual se intentará identificar los principales componentes de esta formación que tributan a la prevención y/o desarrollo de la violencia en los centros escolares.

 

PROGRAMA: EDUCACIÓN ARTÍSTICA

Estudiantes pintando

Estudiantes pintando

Una herramienta central el proceso de formación integral y holística de los escolares, lo constituye, sin duda, la educación artística.

El arte ha acompañado a los hombres y mujeres desde siempre, permitiendo un desenvolvimiento en sus múltiples actividades; como las laborales, espirituales, personales, educativas, económicas, etc.

La educación artística, presenta amplias potencialidades en los procesos de recuperación de saberes y conocimientos de los pueblos ancestrales, pues ellos se han desarrollado también con base en diferentes manifestaciones artísticas, además fortalece, desde el punto de vista didáctico al proceso educativo dentro de las áreas que componen a los campos de saberes y conocimientos.

El programa de educación artística del Instituto Internacional de Integración, está orientado en la reflexión teórica y práctica sobre los aportes de esta educación en el marco del modelo educativo sociocomunitario y productivo. Este programa está compuesto por dos proyectos, el primero consiste en el abordaje teórico a la educación artística en la formación de maestros y el segundo, de carácter más práctico, referido al estudio del desarrollo de esta educación en los centros de formación de maestros.